La sede de los obispos La sede de los obispos La sede de los obispos La sede de los obispos La sede de los obispos

EVALUACIÓN

(0 Votos)

La sede de los obispos

Cuando en Polonia empieza la primavera me entran las ganas de hacer estos viajes pequeños, aunque sea de un día, a los sitios que están muy cerca de nosotros, pero que nunca nos animamos a visitar por la tentación eterna de irse a otros lugares que sean más guay, más populares, más espectaculares. A mi me encanta viajar y lo haría constantemente, o por lo menos una vez al mes! Pero claro, quién tiene la pasta para ello ? ;-)

Me encantaría ir cada mes a un país distinto como algunos lo hacen, pero como no me lo puedo permitir hace poco he decidido que justo una vez al mes voy a ver un sitio nuevo. No tiene que ser muy lejos, no tiene que estar recomendado por todas las guías turísticas – lo más importante que me vaya a un sitio que no conozca y me deje sorprender por lo que encuentre allí. No os pasa que a veces andáis por vuestra ciudad y después de años percibís las cosas que nunca atrayeron vuestra atención? A mi me pasa a menudo, por eso he decidido descubrir de nuevo los sitios que no están muy lejos de mi ciudad natal de Olsztyn, y hoy por ejemplo, a pesar del tiempo regular y un poco lluvioso, hemos ido con mi pareja a una ciudad llamada Lidzbark Warmiński.

Situado en Warmia, antes de que mi ciudad llegó a ser la capital de este región, fue una de las ciudades más importantesy y también de las más grandes. Aquella ciudad durante un tiempo estaba llamada la “Perla de Warmia” por ser un centro de la fe y de cultura, igual que un sitio de gran importancia económica. Hoy no es un sitio muy popular. Y si alguien preguntara por las cosas que haya en esta localidad, la mayoría diría que es la sede de los obispos. Y la verdad que hoy es lo único característico de este lugar. El castillo de los obispos es un edificio de ladrillo situado en el centro de la ciudad que junto con su torre es un punto de orientación para aquellos que pasan por estos regiones. Desgraciadamente actualmente está en obras de renovación y no pudimos entrar dentro. Sus muros cubiertos con las redes/mallas de protección con las publicidades impresas encima no me dejaron admirar su belleza, pero igual disfruté de las vistas, de las galaerías y sus plazas pequeñas.

Aquella ciudad durante un tiempo estaba llamada la “Perla de Warmia” por ser un centro de la fe y de cultura, igual que un sitio de gran importancia económica.

Hoy a pesar del domingo la ciudad parecía muy desierta, sólo algunos se animaron a salir a la calle. Tenía la sensación de que andaba por la ciudad espectro. La promenada principal del casco viejo con sus bancos y las macetas de flores estaban muertos de aburrimiento, sin poder dar el placer de vista a aquellos que pasen por allí.Me parecía muy triste. Me preguntaba porqué la ciudad que siglos antes era uno de los centros económicos más importantes hoy parecía despojada de su significación y muerta como un desierto…Un sitio bonito pero sin vida…

Una pena que el tiempo no estaba muy bueno, el cielo aunque cubierto por las nubes emitía mucha luz quemando mis fotos que seguramente con el sol estarían más bonitas. Espero que a pesar de ello disfrutéis de las vistas de esta pequeña ciudad silenciosa. A lo mejor algún día me anime a venir allí otra vez y cuando haya más sol, para poder percibir su otro lado más alegre y vivido ¡Ojalá este lado exista!

Falta de comentarios

Nadie ha comentado esta publicación todavía!

Leave a comment